FAIL (the browser should render some flash content, not this).

 



             Mª A. Gutiérrez
             J. Loring
             F. Montero
             Lectores
             ONGS
             Selecciones
             Opiniones amigas              De Interés
             De la Página              Enlaces

INSTANTES por Asun Gutiérrez
 
     
PAZ

      

La paz del alma
es la mayor riqueza

 

Campoamor

 

 

      


           

 



DE TODO Y PARA TODOS

01/06/2014

IMAGINACIÓN Y REALIDAD

 

- Les hablaba en parábolas:

 

 

Power Point

   

 

Frases diversas con gracejo

 

 

 

 
Pulsa aquí
para descargar
 

 

 

- Pero la Realidad es la que es:

 

Ignacio Camacho:

 

Europa ya no es aquel violín que escuchó Simenon sonando de noche entre calles mojadas, y en cuyo eco creyó encontrar el espíritu del refinamiento, la civilización, el progreso y la cultura. La melodía europea de ahora mismo, -una trivial balada de cabaret-, la canta un travestí barbudo disfrazado de hermafrodita, epítome posmoderno de la labilidad de un continente incapaz de encontrarse a sí mismo. (…)

 

Las costuras de la Unión crujen entre tensiones separatistas, parálisis burocrática y gritos radicales que cuestionan el viejo proyecto confederalista que soñaron los padres del Tratado de Roma. Sin cohesión política ni agilidad funcional, sin articulación intelectual ni ideales comunes que articulen la voluntad de estar juntos…, el europeísmo contemporáneo se desliza por un terraplén pavimentado de insignificancia. (…)

 

Europa, que ha perdido la conciencia de los objetivos históricos y la eficacia de sus soportes jurídicos, se enfrenta a una insurrección contra sus principios fundacionales. La energía cultural se ha desinflado y la única iniciativa social unitaria que ha triunfado en las últimas décadas es la Champions League. La apoteosis grotesca de Eurovisión no representa tanto una anécdota como el paradigma de un fracaso estrafalario.

 

Paul Caudel

 

Dios mío, he resucitado y estoy otra vez contigo.

Dormía y estaba tumbado como un muerto en la noche

de la indiferencia y del olvido, que todo esto es pecado.

Pero Dios se acercó a mí, sopló sobre mi mente

Y dijo: Hágase la luz, y la vida se hizo en mí.

 

Aquella luz restauró mi bautismo

Y me llevó hacia la fuente donde se lava todo pecado.

Al levantarme del altar de la misericordia

no pude retener mi alegría y grité:

Mi alma engrandece al Señor“…

Y la alegría del triunfo me inundó de gozo.

 

Va de Cuento. K. Gibrán.

 

Cierta vez, una bailarina arribó a la corte del Príncipe Basuka. Y admitida en la corte, bailó ante el Príncipe al son del laúd y la flauta y la cítara.

 

Bailó la danza de las llamas y la danza de las espadas; bailó la danza de las estrellas y la danza de los espacios, de las flores y del viento. Luego se inclinó ante el Príncipe en el deseo de besar su pié.

 

El Príncipe la contempló por un instante, y adivinando el brillo de sus ojos, la tersura de su frente y el perfil de sus labios, le dice: Hermosa mujer, hija de la gracia y del encanto, ¿desde cuándo tu arte?.

 

Y la bailarina, inclinándose nuevamente ante el Príncipe, dijo: Poderosa y agraciada majestad; desconozco la respuesta a su pregunta. Solo esto sé: El alma del filósofo  habita en la cabeza; el alma del poeta en su corazón; el alma del cantor en su garganta; el alma de la bailarina aún no sé. Me es forzoso seguir bailando hasta encontrar el lugar donde habita mi alma.

 

Como anillo al dedo.

 

Nada es tan peligroso como dejar de permanecer

largo tiempo a un ciudadano en el Poder.

El Pueblo se acostumbra a obedecer, y él a mandar,

de donde se origina la usurpación y la tiranía.

 

 

La Oración de Teilhard de Chardin:

 

 

“¡Te necesito, Señor!,
porque sin Ti mi vida se seca.
Quiero encontrarte en la oración,
en tu presencia inconfundible,
durante esos momentos en los que el silencio
se sitúa de frente a mí, ante Ti.

Quiero encontrarte dando vida
a la Naturaleza que tú creaste;
en la transparencia del horizonte lejano
y en la profundidad de un bosque
que se abre a la vida sin saber cómo.

Quiero encontrarte en la pobreza de mi ser;
en la profundidad de mis sentimientos
y en altura de mis deseos,
de mi trabajo, de mi descanso,
de mis lágrimas.
Cuando en la debilidad última de mi vida,
me acerque a las puertas de tu misericordia,
sienta el gozo de tu mano sobre mi cabeza.

                                                                                                                     Antonio Ruiz

 

DE TODO Y PARA TODOS - ANTERIORES:

 

   

 


De Interés

 

           

 

 


Publicaciones

 

 

 

© 2014 Evangelio Hoy Colaboración Multimedia: COMUNICART